Read this article in English

Read in ENGLISH

Pastoreo Racional Voisin
Entrevista con Daniel Suárez (ganadero y capacitador de pastoreo)

1     2     3

Esta es la segunda parte de mi entrevista con Daniel Suárez, un ganadero y capacitador de pastoreo de México. En esta entrevista Daniel nos introduce al Pastoreo Racional Voisin y nos explica cómo utiliza esta técnica de pastoreo para gestionar su ganadería. 

En la primera parte de la entrevista, Daniel nos presentó a su rancho. También explicó las cuatro leyes universales de pastoreo y el concepto del "punto óptimo de reposo", así como el Pastoreo Racional Voisin se diferencia de otras estrategias de pastoreo rotacional.

En esta parte de la entrevista, Daniel nos explicará cómo configuró sus potreros y su sistema de agua para el pastoreo racional. También describirá su rutina diaria de manejo de los pastos y compartirá sus observaciones de cómo sus pastos (y los rendimientos de su explotación) han mejorado desde que empezó a usar esta estrategia de pastoreo en su rancho.

El Pastoreo Racional en el Rancho El Yaqui

¿Qué fue tu estrategia de pastoreo antes de cambiar tu estrategia al Pastoreo Racional Voisin?

Antes de hacer PRV hacíamos pastoreo extensivo, potreros muy grandes (varias hectáreas) y ocupaciones muy largas (10-20 días) lo que generaba una baja carga animal y un pastoreo totalmente selectivo. Este manejo te arrastra a recurrir constantemente a herbicidas para eliminar las “malezas” y estar cortando también con cierta frecuencia el forraje viejo y maduro que el ganado ya no se comió. Aquí en el trópico se recurre mucho al fuego para “limpiar” las praderas, con pésimas consecuencias para el suelo, consumiendo la poca materia orgánica que se logra acumular.

La carga animal que teníamos era de 0.6 vacas por hectárea (300 kg/ha) en la temporada de lluvias; apenas instalamos los potreros y comenzamos a hacer PRV la carga aumentó a 1.3, esto se debió básicamente a la eficiencia del pastoreo. Actualmente tenemos una capacidad de carga (año completo) de aproximadamente 1.8 vacas por hectárea, o sea, 900 kg/ha, y 2500 kg/ha en la temporada de lluvias.

Estimo, no hay como calcularlo, que podremos alcanzar en algunos años, una capacidad de carga de aproximadamente 4 vacas por hectárea. Para lograr esto es necesario un mejoramiento de suelos que se alcanzará mediante la acumulación de materia orgánica aportada por el ganado con sus excretas y por las plantas a través del intercambio de azucares de la fotosíntesis con los microorganismos en el suelo, sin venenos, para producir cada vez más forraje con un ecosistema sano, sin plagas, a bajo costo.


¿Qué cambios has notado en sus pastos después del inicio del Pastoreo Racional Voisin?

El principal cambio fue la capacidad de carga sin fertilizantes ni agroquímicos. El segundo cambio fuerte es la salud de nuestros animales, que a pesar que tenemos una raza no adaptada (ya estamos trabajando en la “tropicalización” de nuestros animales, pero esa es otra historia) estos se han enfermado menos. Esto se lo atribuyo a que los pastos son cada vez más nutritivos, y aquella frase de “eres lo que comes” también se aplica en este caso. Si combinas el aumento de carga con la reducción de medicamentos y alimentos externos tienes como resultado un menor costo y mayor rentabilidad.

Otro cambio muy importante, no lo tengo cuantificado, pero es muy notable, es la diversidad de aves en el rancho. Ahora se ven a diario varios tipos de aves rapaces, también es posible ver aves migratorias, aún en bajas cantidades, pero llegan. Antes esto no sucedía. También hay más abundancia de zorrillos, zarigüeyas, armadillos, conejos, codornices; incluso hemos visto nutrias en unas de las represas. Para muchos esto quizá no sea importante, pero es el resultado de la buena salud y fertilidad del ecosistema que está bajo nuestra administración y todo comienza con el suelo.

Al haber más vida en el suelo (lombrices, escarabajos y otros) los zorrillos, ratas de campo y armadillos encuentran comida, en abundancia; estos a la vez son comida para las aves rapaces. Entre más biodiverso sea nuestro rancho, este será más sano y producirá con mayor eficiencia y menor costo. La desertificación es la pérdida de biodiversidad.

Rancho El Yaqui - zorro grisZorro gris (Urocyon cinereoargenteus) en los caminos de los potreros de Rancho El Yaqui.
Rancho El Yaqui - agujeros hechos por armadillosAgujeros hechos por armadillos buscando lombrices y otros insectos. Si buscan es porque hay vida en el suelo que los alimenta.
Rancho El Yaqui - escarabajo estercoleroEscarabajo estercolero en los potreros de Rancho El Yaqui.
Rancho El Yaqui - señales de trabajo de un escarabajo estercoleroSeñales del trabajo de un escarabajo estercolero.
Rancho El Yaqui - avesAbundancia de aves siempre junto con el ganado.
Rancho El Yaqui - hongosHongos degradando remanentes de heno. Cuando es necesario suplementar heno, lo hacemos en el potrero que tenga las peores condiciones de suelo para agregarle material orgánico.


¿Cómo has configurado tus cercas para el Pastoreo Racional Voisin?

Para desarrollar una ganadería de pastoreo es necesario entender todos los factores que se involucran en la producción. Así como cuando vamos a construir nuestra casa, analizamos nuestras necesidades, las combinamos con las oportunidades de terreno, materiales, clima y economía y se diseña la casa adecuada para nosotros; lo mismo hacemos con el PRV. Es necesario realizar un diseño, tomando en cuenta todos los factores, para poder producir el forraje para todo el hato para todo el año, incluso hasta sobrantes, y lograr producir muchos kg de leche y carne por hectárea al menor costo posible.

Yo cuento con 130 potreros de 5000 m2, con caminos de 5 metros de ancho y algunos de 6 metros. Estos 130 potreros son para ganado adulto, por lo que los tengo con un solo alambre galvanizado a 80 cm de altura.

Aún me falta hacer el módulo de potreros para los becerros; en este módulo los potreros serán aún mucho más pequeños, 700 m2 aproximadamente, y con dos alambres, a 80 y a 50 cm de altura.

Rancho El Yaqui - potrerosPotreros y callejones en el Rancho El Yaqui.


¿Cómo le das agua a tu ganado durante el pastoreo?

En el mismo diseño de potreros se trazó una red hidráulica para la conducción del agua de bebida de los animales. En este diseño se colocaron hidrantes que abastecen a 3, 4 o 5 potreros (según la topografía), en donde se conecta el bebedero móvil y se coloca en el potrero donde está el ganado.

En PRV el agua va al ganado y no el ganado al agua. El agua es el principal “nutriente”, aún más importante que el pasto, por eso no debe estar ni limitado ni complicado el acceso a ella. La leche y la carne son aproximadamente 88% y 70% agua, no podemos ni debemos escatimar en el abasto del agua al ganado.

Bebedero portatil en el Rancho El YaquiBebedero portátil de bajo costo que se mueve junto con el ganado a cada potrero.


Con divisiones fijas de tus pastos, tus rebanadas de pastoreo siempre permanecen del mismo tamaño, pero el TIEMPO de ocupación se cambia en función de la tasa de crecimiento de los pastos. ¿Cuál es la ventaja de utilizar esta estrategia en lugar de utilizar las divisiones temporales para cambiar el TAMAÑO y no el tiempo de cada rebanada de pastoreo?

Si, con divisiones fijas en teoría tienes tiempos de ocupación variables. Sin embargo, usamos mucho el cerco eléctrico móvil, para hacer subdivisiones de los mismos potreros para lograr un mejor aprovechamiento de la pastura.

Por ejemplo, si calculo que el potrero a donde entrará el ganado tiene suficiente pasto para dos días, pues lo divido en dos, para ocupar una mitad cada día. Incluso si quiero aumentar la presión de pastoreo por alguna razón (eliminar malezas, descompactar el suelo, etc) puedo dividir el potrero en 8 y hacer movimientos mucho más frecuentes, haciendo lo que le llaman “Pastoreo de Ultra Alta Densidad”.

Aparentemente el tener alambrados fijos crea un sistema de pastoreo rígido, pero la realidad es la opuesta; obtienes un sistema que puedes manejar a tu antojo y necesidad, con el menor esfuerzo. Sí, es necesario invertir un poco más, pero es una inversión a largo plazo que se paga con creces.

Rancho El Yaqui - divisiones temporales de los potrerosPotrero de 5000 m2 divido en cuatro con cerco movíl, logrando una densidad de pastoreo de 400 unidades animales por hectárea.


¿Cómo se calcula el tamaño de los potreros permanentes cuando se configura por primera vez las cercas?

Hay todo un proceso de cálculo y análisis de recursos (ambientales, genéticos, económicos, mercadológicos y sociales) para desarrollar el proyecto y diseñarlo. No es un cálculo simple, y muchos de los factores involucrados son estimados, y pueden tener variaciones en el futuro. Sin embargo, la clave está en determinar la duración de la temporada crítica para poder estimar las reservas que se deben tener para que nunca falte forraje para los animales. En términos sencillos se utiliza esta siguiente formula:

Suponiendo que en la temporada crítica necesito 120 días de reposo para que el pasto recupere su POR, y voy a ocupar mis potreros por dos días, y tengo dos grupos, uno haciendo despunte y otro repaso (líderes y seguidoras), necesitaré entonces desarrollar 62 potreros fijos. Ahora, de nuevo suponiendo que tengo 50 hectáreas para el lote de ganado que estoy calculando (podrían ser vacas de cría, becerros de levante, novillonas, etc.), entonces se usa la siguiente formula:

Ese 10% se elimina del área de potreros porque es un aproximado de lo que se utilizará en los caminos. Es muy normal que el ganadero no quiera dejar area para caminos o quiera hacer lo menos de caminos posible, pues el concepto tradicional de camino es que es un área que no produce forraje. Sin embargo, en PRV los caminos también producen forraje, también son pastoreables, por lo que no es área perdida.

Para el caso en cuestión, entonces a 50 ha le quitamos el 10% y nos quedan 45 ha, que son 450,000 m2, dividido entre 62 potreros, nos quedan potreros fijos de 7,258 m2. Para efectos prácticos los podemos dejar de 7,250 m2.

A grandes rasgos es así como se calcula el tamaño de los potreros, pero para llegar a estos números es necesario hacer una serie de análisis de recursos y de los objetivos productivos.


¿Cómo sabes si tu tasa de carga es correcta, demasiado alta, o demasiado baja para que el consumo de pasto coincida con el crecimiento de la hierba cada año?

Es un proceso algo complicado, pero posible, cualquiera lo puede hacer. Normalmente en la temporada de lluvia debes consumir alrededor del 25-30% del área, dejando que el 70-75% restante “descanse” para ser utilizado posteriormente en la temporada crítica. O bien, si el clima y suelo lo permite, puedes ensilar o henificar esos excedentes durante la misma temporada de lluvia.

El cálculo es fácil y es como se hace en todos los demás sistemas de pastoreo. Se conoce el requerimiento del ganado, cuantos kg de forraje consumen diario y cuantos animales son; no se conoce, pero puedes estimar la duración de la temporada crítica, con estos números puedes calcular el requerimiento mínimo de forraje para alimentar tu ganado todo el año y sobre todo en la temporada de escasez. Ya que sabes este dato, el siguiente paso es hacer un inventario de forraje, haciendo muestreos representativos y multiplicando los kg obtenidos por el área disponible para pastoreo. Con esos dos datos, es posible saber si falta o sobra pasto.

Es recomendado siempre mantenerse debajo de la capacidad de carga, pues es más fácil lidiar con un exceso que con un déficit de pastura. Además, recordemos de nuevo que estamos trabajando con factores naturales, que no podemos controlar ni predecir, y es mejor estar preparados con excesos de forraje en casos de haber eventos climáticos extraordinarios. Lo peor que puede pasar es que no los usemos y tengamos que venderlos al iniciar la siguiente temporada de abundancia.


¿Con qué frecuencia mueves tu ganado a potreros frescos? ¿Cómo calculas el período de tiempo que tus animales pasan en cada potrero?

Como mínimo una vez al día, el ganado de ordeño dos veces al día (después de cada ordeño).

El tiempo no lo calculas con precisión, lo estimas, pues hay varios factores que determinan el consumo de ese forraje por parte de los animales. En un inicio se hacen aforos de los potreros, para poder saber cuántas raciones de pasto tienes y poder calcular la hora del siguiente cambio.

Con el paso del tiempo se va “afinando el ojo”, vas tomando experiencia y cada vez es menos necesario hacer muestreos y pesar el forraje día a día para conocer la oferta y calcular el tiempo que permanecerá el ganado en el potrero.


¿Cuál es la ventaja de mover tu ganado varias veces en un día en lugar de proporcionar suficiente pasto para un día completo de pastoreo?

Son muchos los beneficios, pero principalmente es sobre la eficiencia en la cosecha del pasto, que a fin de cuentas resulta en un aumento en la capacidad de carga y mayor utilidad por hectárea. Con esta estrategia de pastoreo se puede llegar a tener un aprovechamiento de entre el 80 y 85% del pasto producido.

El hato de ordeña necesita moverse más veces en el día, ya que ellas en realidad son las que están “trabajando” en la producción de leche y sus requerimientos nutricionales son muy altos, así que es necesario ofrecerles pastura “fresca” varias veces al día. El ganado seco, como novillonas, novillos o vacas por parir pueden moverse menos veces al día, pero al menos, siempre deberá hacerse una vez al día.

La calidad del pasto cosechado por la vaca se reduce mientras pasan más tiempo en el potrero. Imagina que divides una planta de pasto en tres partes, la punta, el medio y la base. El ganado cosechará primero las puntas, alta en proteína, algo bajo en fibra; después la parte media, con mejor balance proteína:fibra; y por último la base, con mayor cantidad de fibra y menos proteína. Entonces, si el potrero es ocupado por tres días, el ganado podría tener diarreas mecánicas por el alto contenido de proteínas del pasto cosechado. El segundo día se cosechará la parte media con menor calidad nutricional y el tercer día esto empeora. Sabemos que el rumen trabaja mejor si la calidad y tipo de pasto que el ganado consume día a día es estable, ya que las poblaciones de organismos en él deben modificarse según la calidad del pasto que entra.

En cambio, si el ganado es pastoreado en un potrero pequeño, con una alta presión de pastoreo (arriba de 200 vacas por hectárea), cada vaca cosechará a fondo todas las plantas en un periodo muy corto de tiempo, haciendo que el forraje que entra al rumen sea de una calidad estable, sin tener altos y bajos en calidad, logrando que esa formidable cámara de fermentación (el rumen) trabaje de forma muy eficiente.

Esto es muy fácil verlo en hatos lecheros, cuando las vacas entran a un potrero nuevo, el primer día la producción de leche sube considerablemente, para ir bajando día tras día hasta que la producción ha bajado tanto que decidimos cambiarlas. Este cambio de potrero sucede incluso, sin que las vacas se hayan acabado todo el forraje disponible, reduciendo nuestra eficiencia en la cosecha de pasto.


¿Qué es la altura ideal del remanente después de pastoreo? ¿Es lo mismo en la estación de lluvia y en la estación seca?

En la temporada de lluvias pastoreamos a fondo, usando la “ley del puño”, el pasto no debe quedar más alto que un puño (aproximadamente no más de 10 cm). Esto es totalmente posible solamente si se pastorea en Punto Óptimo de Reposo, pues la planta será altamente nutritiva hasta su base, y suave, por lo que el ganado podrá cortarla sin problemas. Hay quienes dejan un remanente más alto, unos 20 o 25 cm, sin embargo, para que nuestro pasto produzca grandes cantidades de hojas (el ganado se alimenta mejor con hojas y no con tallos) de alta calidad será siempre necesario eliminar lo más que se pueda de remanente.

Rancho El Yaqui - remanente de pasto durante la temporada de lluviaPastoreo a fondo durante la temporada de lluvia.

La planta al ser defoliada necesita utilizar los almidones almacenados en sus raíces para producir hojas y que estas hagan fotosíntesis y pueda de nuevo a partir de ahí desarrollarse la planta completa. Los remanentes son tejidos que no hacen fotosíntesis pero que, si respiran, requieren de recursos y los únicos recursos con los que cuenta la planta en un inicio son los que tiene almacenados en sus raíces. Entonces la planta, con ese remanente encima, necesita usar energía en mantenerlo vivo y además en producir nuevas hojas. Por lo tanto, entre más remanente quede menos hojas producirá nuestra planta, deteriorando los rebrotes pastoreo tras pastoreo. Por eso, en la temporada de alta producción de pastos (en la de lluvias para mi caso) el pastoreo se realiza lo más bajo posible.

Ahora, en la temporada de sequía el pastoreo cambia. Al no haber rebrotes vigorosos, incluso puede no haber rebrotes del todo, si pastoreamos a fondo, el sol golpeará directamente sobre la base de las plantas, incrementando el estrés y matando un gran porcentaje de ellas en el potrero. En la temporada seca procuramos dejar un remanente más alto, unos 20 o 25 cm para que él mismo genere un poco de sombra y mantenga la base de la planta ligeramente más fresca y con menos estrés. 

Hay potreros que no se han pastoreado en toda la temporada de lluvias y se han dejado como reserva. Estos potreros si se pastorean a fondo, ya que por la cantidad de tallos y forraje que contienen, mucho de este será pisoteado y dejado en el suelo sin consumir, eliminando por completo el problema mencionado anteriormente. Esto lo pueden ver en la foto de abajo:

Rancho El Yaqui - remanente de pasto durante la temporada secaPastoreo a fondo en temporada seca, manteniendo el suelo cubierto.


Otros consejos para el Pastoreo Racional Voisin:

Continúa en la siguiente página...

Anterior

Página 2 / 3


Siguiente

Share:



> > Pastoreo Racional Voisin - Entrevista (Parte 2 de 3)